La gran apuesta: Aena

Hola de nuevo lector@s.

Después de varios meses desde el último post ha llegado diciembre y con él, “el último mes del año”.

Estos últimos meses los mercados han “sufrido” múltiples variaciones y se han visto expuestos a grandes volatilidades debido a los distintos acontecimientos ocurridos (Brexit, elección de Trump, referéndum en Italia, etc). Hasta incluso hemos visto como un trader del Citibank en Japón era capaz de hundir la cotización del GBP/USD en cuestión de minutos.

Pero, al final, parece que la lógica se va imponiendo en las últimas sesiones y hoy mismo el Ibex-35 ha llegado a los 9.000 puntos básicos. Veremos si es capaz de alcanzar los 9.200 con el tan esperado “rally de navidad”.

Estos días he estado pensado en una pregunta que me han hecho muchas personas: “¿Diego, si tuvieses que elegir, dime un valor que escogerías para tu cartera?”

Obviamente se me ocurren muchísimas empresas que me gustaría tener en cartera pero hoy me apetece hablar de una empresa que lo ha esto haciendo muy bien desde que ha salido a bolsa el pasado el 11 de febrero de 2015: Aena.

Aena.jpg

Aena como tod@s sabréis es la principal empresa gestora de los aeropuertos españoles y según su página web corporativa “el primer operador aeroportuario del mundo por número de pasajeros”.

Básicamente, en este artículo ofreceré algunos datos muy sencillos de su valoración, la previsión de los analistas y riesgos y, por último, ofreceré mi propia valoración acerca del comportamiento que ha tenido y lo que espero de la compañía para el futuro inmediato.

En primer lugar, como comentaba antes, la Oferta Pública de Venta de Aena se celebró a principios de 2015. La compañía había estado bajo la dependencia del Ministerio de Fomento hasta ese momento y, en esa misma OPV, se acordaba la privatización parcial de la sociedad.

El precio de salida fue de 58€ y la verdad es que no defraudó a nadie desde su salida a bolsa, colocando tan sólo un 28% de su capital. El otro 21% se gestionaría a través de “tres socios de referencia” y el 51% restante quedaría en manos del Estado, a través de la sociedad Enaire.

Las distintas entidades aseguradoras de la operación (encabezadas por Merrill Lynch), se asegurarían una opción de compra a través de la cláusula “Green shoe”, traduciéndose en una ganancia de 150 millones de € para estas entidades.

El apoyo a esta compañía ha sido tal que no ha necesitado ayudas externas de ningún tipo por parte de las entidades financieras, más allá de la propia colocación en el parqué español.

Los distintos medios de comunicación se hacían eco de la noticia y no era para menos. A medida que pasaban los meses Aena no paraba de subir y en la actualidad ya ha sobrepasado los 120€/acción.

En el siguiente gráfico muestro la cotización de Aena desde su salida a bolsa hasta la actualidad. Una auténtica barbaridad…

Aena cotización (2015-2016).gif

Fuente: Visual Chart 6

En segundo lugar, lo que más me gusta de esta compañía es el valor que tiene “en libros”. Según datos de Expansión.com, el beneficio neto ha pasado de 833 M€ en 2015 ha 1.141 M€ en 2016 (estimado), el dividendo neto por acción de 2,71 € (2015) a 3,4 € (2016) e incluso el ROE (Rentabilidad Financiera) ha sido positivo desde su salida a bolsa (0,19 en 2015 y 0,21 en 2016). El EBITDA (beneficio bruto antes de la deducción de gastos financieros) también ha sido positivo, pasando de 2.098 M€ en 2015 a 2.278 M€ en 2016.

Existen múltiples indicadores para medir la salud de una empresa pero en mi opinión, los datos anteriores, son más que suficientes, sin entrar en detalles, para valorar Aena. Obviamente, jamás se debe de analizar una empresa con sólo 2-3 indicadores. En cualquier enlace web de finanzas encontraréis más datos que detallan la situación de la compañía. Hasta incluso la propia empresa en su página web corporativa detalla las auditorías y cuentas anuales, además de los resultados del 2015 y del 2016 hasta la fecha.

Pero, sobre todo, cabe destacar que de los principales posibles riesgos a los que puede estar “sometidos” una compañía (riesgo de mercado, de tipo de crédito, de liquidez, operativo, de país o sistémico) el único que realmente me preocupa, al margen de los riesgos inherentes a cualquiera inversión, es el riesgo de caer en mano de los políticos al ser una empresa privada “parcialmente” y poder usar en contra de los inversores institucionales y minoristas ese 51% del capital que está en manos del Estado.

El riesgo país para algunos podría ser un problema, pero en la actualidad, a los más de 46 aeropuertos y 2 helipuertos en España, debemos sumarle la gestión directa o indirecta de otros 15 aeropuertos en Europa y América. En principio, el riesgo país no debería ser una causa que pueda forzar la cotización a la baja en algún momento en el corto-medio plazo.

En cuanto al análisis que hacen muchos analistas, se dice que Aena podría sufrir una presión bajista en caso de llegar a los 120€ por acción. Otros muchos coinciden en que la tendencia es claramente alcista, puesto que parece que tenemos un techo en los 132,8€/acción. Todo ello debemos mirarlo con lupa en función de si estamos analizando una inversión short-term o long-term.

Por último, en cuanto a mi valoración personal, aquellos que conocen mi forma de pensar, saben que me gusta la especulación a corto plazo, pero por mi perfil de riesgo siempre me he inclinado hasta ahora por la inversión a largo plazo.

La empresa se ha revalorizado más de un 80% desde su salida a bolsa y, aun así, desde diversas fuentes de información se ha llamado a la prudencia diciendo que el valor ya no tiene recorrido alcista o que a corto plazo es una clara opción “neutral”.

Aena es un valor con recorrido alcista y, me atrevería a decir, que todavía tiene potencial más que suficiente para pasar los 130€/acción. El turismo, el aumento de la cantidad de pasajeros en los aeropuertos españoles y el aumento de la flota aeroportuaria tendrán la llave del futuro de la compañía.

DFV.